Hoy hemos amanecido con una niebla muy cerrada en Valduero. Para las personas que vivimos en Ribera del Duero, es algo normal, comenzamos un periódo en el que es muy habitual experimentar este clima, se entremezclan dias de nieblas cerradas, de centelleo ( cae como una pequeña lluvia de diamantes) que deja una fina capa blanca, parece que ha nevado pero no es nieve.

En el valle del Duero por la humedad procedente del río  y las características orográficas se producen esta serie de fenómenos que afectan a nuestros viñedos, confiriéndoles junto con la altitud, los cambios térmicos acusados entre el día y la noche, el viento, la humedad, la calidad y el prestigio internacional por el que son conocidos.


Días como los de hoy dan lugar a imágenes únicas, de las que trascienden sensaciones de silencio, quietud, naturaleza dormida, reposo.

 Darte un paseo por estos paisajes con niebla es una sensación única, el silencio que te envuelve es muy agradable.

 Poder hacerlo cuando sabes que después de ello vas a poder disfrutar del calor de casa, con buena compañía y unos vinos únicos como los de Valduero, es el broche perfecto.
www.bodegasvalduero.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.