Foto de la poda

La climatología (con un invierno frío y seco) nos está permitiendo realizar una poda de invierno sin mayores sobresaltos.

La también llamada “poda en seco” es una de las etapas cruciales de todo el proceso ya que formará y conformará la futura producción de racimos que, os recordamos, según el Consejo Regulador de la Ribera del Duero no puede ser superior a 7.000 kg por hectárea. Ya sabéis que en Valduero somos aún más exigentes y nos marcamos como máximo una producción por hectárea de 3.500 kg. Todo ello con un objetivo claro: maximizar la calidad de nuestros racimos y, finalmente, la de nuestros vinos.