Nuestras cepas ya tienen los racimos totalmente formados, encontrándose entre el estado fenológico de “Tamaño guisante” y ya comenzando las uvas a cerrarse en el mismo racimo, haciéndolo más compacto.

Esta es una etapa crítica, ya que los racimos están expuestos a la intemperie, y el tiempo en el que nos encontramos en esta época es muy cambiante, produciendo a veces granizadas que pueden arruinar incluso toda la cosecha o una alta proporción de la misma.

www.bodegasvalduero.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.