Cuando en otras denominaciones de origen de España ya se está terminando incluso de vendimiar, como es el caso de Castilla la Mancha, o el comienzo ahora mismo en la zona de Rueda, en la Ribera del Duero está terminando el envero de la uva. Un proceso en el que se produce la coloración de la uva, pasando de verde a los colores violaceos y azulados oscuros en el caso de la tinta tempranillo, y amarilla con tonos marrones en el caso de nuestra uva albillo.
El envero representa una transición entre el crecimiento de la uva y su maduración, por lo que hemos empezado la cuenta atrás para determinar el punto óptimo de maduración de las uvas y proceder a la vendimia.

En la Ribera del Duero llegamos a un momento crítico, en el que el tiempo se está volviendo cada vez más otoñal y con unas diferencias de temperatura enormes entre el día y la noche, que en algunos casos, llegado el final del mes de septiembre, pueden convertirse en heladas, por lo que el riesgo para obtener la uva en las perfectas condiciones de maduración es máximo.

Esta mañana nos hemos levantado con esta magnífica estampa del cielo nublado dejando pasar unos halos de luz sobre nuestros viñedos que circundan la bodega:

www.bodegasvalduero.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.