LLORO DE LA VID – BODEGAS VALDUERO – SIGUE TU CEPA from Bodegas Valduero on Vimeo.

En pleno corazón de la Ribera del Duero ha comenzado uno de los procesos fenológicos más curiosos en el mundo de la viticultura. Por ello hemos realizado un vídeo explicativo en nuestros viñedos.

El Lloro de las cepas es la primera manifestación externa de la actividad de la planta después del largo reposo invernal, surge de las heridas y cortes de poda.

Este fenómeno depende fundamentalmente del portainjerto y de la temperatura del suelo, comenzando aproximadamente cuando la temperatura se eleva por encima de 10ºC. La rapidez de este fenómeno depende de las variaciones de las temperaturas del suelo, condiciones de humedad del mismo, y vigor de la planta. En inviernos secos es escasa y puede pasar, en casos extremos, inadvertida.

La cantidad de lloro derramada, siempre con un reducido contenido de materia seca entorno a 2g/l, puede llegar hasta los 5 litros por cepa, siempre dependiendo de los factores antes descritos.

Este lloro no debilita a las cepas, salvo en casos excepcionales, con lloro muy continuado y abundante en caso de repodas, pero pueden ocasionar aumento de la sensibilidad a las heladas primaverales de las yemas hidratadas por el lloro y dificultar la formación del callo de soldadura de los injertos de campo. Para esto es aconsejable, muchas veces imposible, orientar los cortes de poda para que el lloro no caiga sobre las yemas próximas y descabezar el patrón varios días antes de realizar el injerto.

Estos lloros cesan al recubrirse los cortes y heridas con unas sustancias gomosas producidas por bacterias que viven sobre el derrame, y sales disueltas en el lloro evaporado, obturando los vasos leñosos.¡Esperamos que os haya gustado! Dentro de muy poquito os iremos contando la evolución, y es que a partir de ahora empieza todo a ir muy rápido. 🙂