El pasado lunes 12 de Junio hemos tenido el inmenso honor de recibir a Antonio López, genio de la pintura y escultura española y premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1985 en nuestras bodegas.

Esta visita ha resultado tan especial como esperada, pues desde hace un año la relación entre el pintor de Tomelloso y Valduero ha sido muy cercana a raíz del proyecto “Valduero con las Bellas Artes”, llevado a cabo con la Universidad Complutense de Madrid y donde Antonio López participó como presidente del jurado.

La UCM también estuvo presente durante esta jornada de la mano del decanato de la Facultad de Bellas Artes.

La visita comenzó con una degustación de nuestro vino blanco García Viadero con vistas a uno de los mejores paisajes de viñas de la Ribera de Duero. Allí Antonio nos regaló la primera de sus muchas anécdotas que atesora. “La primera vez que pinté un vino fue un blanco, y realmente no me fue difícil captar la transparencia y el color pajizo, entonces me dí cuenta que lo difícil de pintar no es copiar la realidad”.

Tras ello, paseamos por el interior de los túneles de conservación y crianza de nuestros vinos hasta llegar al espacio dedicado a la exposición de barricas esculpidas por los alumnos de Bellas Artes. La visita de Antonio López supuso el momento perfecto para realizar la inauguración de manera oficial. Tras un paseo entre las obras de arte, rápidamente acude a la que recibió el primer premio en 2016, donde nos confiesa: “voté a esta obra porque aun siendo conceptual respeta el punto de partida: La barrica”.

Acto seguido se produjo la firma de la membresía donde Antonio López quedó inscrito como miembro de La Tenada, recibiendo las tradicionales 300 botellas Valduero Una Cepa que llenan la barrica creada en su honor, y compartiendo camino con otros ilustres como Plácido Domingo, Vargas Llosa o, más recientemente, el oscarizado director iraní Asghar Farhadi. Tanto le animó el ver su nombre grabado en las botellas que se apropió del botellón de 5 litros y lo subió hasta La Tenada.

La visita terminó con una cata protagonizada por nuestros tintos Una Cepa, 6 años y Gran Reserva, y que fue guiada por Yolanda, antes de dar buena cuenta del famoso lechazo de Aranda.

Una jornada inolvidable donde Antonio López dejó para la posteridad su firma en el Arte de Valduero.

Gracias, Maestro.

 

img_3460

img_3379

img_3397

img_3432

img_3451

img_3196

img_3209

img_3504

img_3281

img_3324

img_3343