yema_cepa03_06

Es el momento de las yemas.

Desde las oficinas de Valduero trabajamos muy muy cerca de nuestros propios viñedos, por lo que día tras día podemos ver su crecimiento y hacer seguimientos especiales.

Durante el año anterior estuvimos siguiendo tu cepa, y este año nos hemos centrado en el desarrollo de la yema, que será el origen de la producción de la temporada.

Dentro de las cepas podemos encontrarnos con tres tipos que están insertas en el nudo, por encima de la axila de inserción del peciolo. Hay dos yemas por nudo: la yema normal, más gruesa que se desarrolla generalmente en el ciclo siguiente a su formación, y la yema pronta o anticipada que puede brotar el año de su formación, dando nietos de menor desarrollo y fertilidad que los pámpanos normales. Si la yema pronta no brota durante el año de su formación, se cae con los primeros fríos, no supera el periodo invernal.

La yema normal, es de forma más o menos cónica y está constituida por un cono vegetativo principal y uno o dos conos secundarios.

La fertilidad de las yemas depende de:
– La naturaleza de la yema: los conos principales son más fértiles que los secundarios. Las yemas anticipadas son menos fértiles que las yemas normales.
– Posición en el pámpano: la fertilidad de las yemas aumenta desde las situadas en la base hasta la zona media del pámpano y posteriormente vuelve a decrecer. Es frecuente que las yemas de la corona no tengan diferenciados racimos, excepto en cultivares muy fértiles como es el caso de Airén.
– Variedad: algunas variedades no diferencian racimos o no de suficiente tamaño, en las yemas de los primeros nudos; en estos cultivares es obligado dejar sarmientos largos – varas – en la poda invernal para asegurar la rentabilidad del cultivo.
– Desarrollo vegetativo del pámpano: en general las mayores fertilidades se obtienen en pámpanos de vigor medio.
– Condiciones ambientales durante la fase de diferenciación de las inflorescencias, fundamentalmente la iluminación.

Durante esta temporada vamos a realizar un seguimiento a esta yema que vemos en la fotografía para conocer su evolución y aprender más y mejor sobre la producción de vino a la Ribera del Duero.

¿Nos acompañas?